ES
  • North America

  • United States EN-US
  • International

  • English Version EN

Boda con compresión

¿Aparecer ante del encargado del registro civil con medias de compresión? Alguna paciente con lipedema fruncirá el ceño, pero no será Marlene Urbanik.

El gran día de Marlene

“Muchas de nosotras nos imaginamos que casarse con medias de compresión es un problema. Conozco bien ese miedo. Pero cuando por fin llegó mi gran día, el 11 de noviembre de 2017, todo se desarrolló tal como lo había soñado. Definitivamente fue uno de los días más bonitos de mi vida. Por eso quiero compartir mi consejo: deja que sea la boda que siempre has soñado, cumple tus expectativas y no las de los demás. Los preparativos de una boda son muy estresantes, y el estrés no es precisamente positivo para los lipedemas. Así que piensa en no sobrecargar tu cuerpo y dejarlo descansar de vez en cuando. Porque el día de la boda no querrás estar agotada, sino descansada, ¿verdad?” 

Elegante con sujeción elástica con encaje y silicona

“No es fácil que el día de tu boda tengas que llevar tu tratamiento de compresión. Por eso es muy importante que te sientas bien. Te recomiendo que busques consejo por parte del especialista. Como yo llevaba un vestido clásico corto, me decanté por un tratamiento del color de mi piel.

Si vas a llevar medias, te voy a dar un consejo: los bordes adhesivos están disponibles en muchos modelos. Yo elegí un sujeción elástica con encaje y silicona. Las medias tienen un aspecto más elegante. También puedes llevar un panti fino encima del tratamiento. Las medias se atenuarán ligeramente.

Novia con sujeción  elástica con encaje y silicona

Truco: los zapatos de baile

Los zapatos de la novia

“Durante la planificación del look de boda, piensa siempre en la importancia de los zapatos. Si aprietan y te duelen los pies, te pueden complicar la vida. Las pacientes con linfedemas y lipedemas pueden corroborarlo, ya que las piernas sufren incluso sin necesidad de llevar un calzado incómodo. 


Mi secreto:
¡los zapatos de baile! Hay diversos modelos en distintos colores que pueden llevarse durante todo el día. Mis zapatos de boda tenían un pequeño tacón, eran muy cómodos gracias al material de calidad y no me apretaban mis pies ya de por sí hinchados.

Finalmente quiero aconsejar a todas las novias que no se centren en su enfermedad. Recuerda lo más importante: has encontrado a una persona a la que amas y que te ama. El día de tu boda, ¡olvídate de las preocupaciones y celebra las cosas positivas de la vida!”

Más consejos de Marlene

¡Piensa en el tratamiento!


“Tened siempre en mente la fecha de la boda. Pensad en cuándo tenéis que recoger vuestra nueva receta médica y en cuánto tarda el suministro de la compresión.
Lo mejor que se puede hacer es pedir rápidamente un tratamiento de repuesto. Con una planificación exacta y la adaptación de la fecha de la boda, deberíais tener el tratamiento de compresión deseado a tiempo para el gran día de vuestra boda.”

¡Escoge la fecha correcta!


Os aconsejo que desde el principio busquéis una solución para los posibles problemas que puedan aparecer. Yo, por ejemplo, tengo dificultades para bailar o estar de pie durante mucho tiempo si hace calor, por lo que decidimos fijar la fecha de la boda en invierno. Así no tengo que preocuparme de que mis piernas sufran más de la cuenta por la temperatura.

¡Sé feliz, así de sencillo!


Casarse es una gran experiencia, es un día maravilloso. Seguro que no es fácil casarse ‘comprimida’, pero la compresión solo supone una pequeña parte de la experiencia. En este día solo deberíamos estar felices, felices de verdad, y centrarnos en las cosas positivas que nos ofrece la vida. ¡Os deseo que el día de vuestra boda sea maravilloso!”

Quizá te guste también