ES
  • North America

  • United States EN
  • International

  • English Version EN

Lipedema

En un lipedema, adipocitos anómalos se depositan en ciertas partes del cuerpo. En estas áreas afectadas, el tejido es sensible a la presión y al dolor y tiende muy rápidamente a formar moratones (hematomas). Las acumulaciones de grasa aparecen, sobre todo al principio de la enfermedad, principalmente desde el ombligo hacia abajo, es decir, en las nalgas, caderas y piernas, y más tarde también pueden aparecer en los brazos. Un lipedema que se extiende sobre los muslos y las caderas también se conoce como el "fenómeno de los pantalones de montar".

Autocontrol

¿Linfedema o lipedema?

Para mostrarle las diferencias entre linfedema y lipedema, hemos comparado los criterios de diferenciación más importantes.

LINFEDEMALIPEDEMA

Aparición del edema

asimétricosimétrico
Sensación dolorosa de presiónno
Moratones (hematomas)no
Erisipelafrecuenteno

Hinchazón existente en

empeine y/o dorso de la mano

no

Importante: Este autocontrol no sustituye a la visita a un especialista. Para un diagnóstico correcto, esa visita es indispensable.

Lipedema

Un lipedema (del griego lip = grasa) es un trastorno en la distribución de la grasa. El lipedema afecta casi exclusivamente a las mujeres, ya que sus tejidos tienen una estructura diferente a la de los hombres. La predisposición al lipedema probablemente ya está en los genes de los afectados. La enfermedad crónica generalmente se desencadena por cambios hormonales en el cuerpo durante la pubertad, el embarazo o la menopausia. Si la enfermedad ya existe, lo anterior puede conllevar un empeoramiento de los síntomas. 

Síntomas

Desafortunadamente, a menudo lleva mucho tiempo diagnosticar un lipedema. En muchos casos se confunde erróneamente con la obesidad, ya que ambas se producen a menudo en paralelo, lo que dificulta la diferenciación. Usted puede saber si puede tener lipedema con los siguientes puntos. 

Gráfico síntomas de lipedema

Síntomas visibles externamente
Hay signos que permiten reconocer el lipedema fácilmente desde el exterior: 

  • Ambas piernas y/o brazos son desproporcionadamente grandes, los pies y las manos son delgados y no están hinchados.
  • El cuerpo se ve como mal conformado, la parte superior del cuerpo es relativamente delgada, las nalgas, caderas y piernas y / o brazos sin embargo, son claramente más voluminosos
  • Los tamaños de la parte superior e inferior del cuerpo son extremadamente diferentes entre sí
  • Hay una alta susceptibilidad a los moratones
  • Los deportes, una alimentación saludable o las dietas tienen poco éxito en las áreas afectadas, el alcance no se reduce o solo se reduce de forma poco significativa


Síntomas perceptibles internamente
Además de los signos visibles, hay síntomas con los que se puede reconocer un lipedema. Estos pueden intensificarse aún más después de largos períodos en posición sentada, erguida, a lo largo del día o incluso por el calor:

  • Sensibilidad extrema al tacto del tejido
  • Dolor a la presión
  • Sensación de pesadez en las piernas debido al aumento del tejido graso y al líquido tisular congestionado

Si descubre uno o más síntomas, debe consultar con un especialista. Un diagnóstico precoz es importante para garantizar un tratamiento óptimo y poder contrarrestar una agravación. 

Estadios

El lipedema se divide en diferentes estadios. Si el lipedema no se trata, el volumen de las partes del cuerpo afectadas aumenta con los años. Por lo tanto, el diagnóstico precoz por un especialista y el inicio de una terapia adecuada son de enorme importancia para contrarrestar la progresión de la enfermedad.

El gráfico muestra los estadios del lipedema


Estadio I

  • Superficie de la piel lisa y uniformemente engrosada


Estadio II

  • Superficie de la piel desigual, predominantemente ondulada, llamada "piel de naranja"
  • Estructura de tejido con nudos gruesos (los nudos pueden ser del tamaño de una nuez o un puño)


Estadio III  

  • Aumento significativo de volumen
  • Superficie de la piel muy áspera y endurecida
  • El tejido forma colgajos gruesos en piernas y / o brazos
El gráfico muestra los tipos de lipedema

Clasificación de tipos


No siempre es fácil identificar el lipedema, ya que puede aparecer en diferentes formas y verse diferente en cada paciente. Dependiendo de qué zonas de las piernas y / o los brazos se ven afectados, se puede distinguir entre varios tipos.

 

Concepto de tratamiento

Una agravación del lipedema puede prevenirse mediante un diagnóstico precoz. Puesto que el lipedema es una enfermedad crónica, le acompañará durante toda su vida. Usted puede influir positivamente en el alcance y las posibles consecuencias del lipedema y aliviar sus síntomas mediante una terapia coherente. Es importante que usted se acepte a sí mismo y a su enfermedad, que aproveche las opciones de tratamiento tan pronto y como sea posible y de forma continua y que se convierta en el "administrador" de su enfermedad.

En el caso del lipedema, ni las dietas, ni las curas de ayuno, ni los deportes ofrecen el éxito deseado, ya que la reducción de grasa no se producirá en las zonas afectadas. Usted perderá peso sólo en las partes "sanas" de su cuerpo. Por lo tanto, estas opciones para el tratamiento del lipedema no son efectivas. En general, sin embargo, debe considerarse una alimentación sana, el ejercicio y el deporte en ropa de compresión. Los lipedemas no pueden curarse únicamente con medicamentos. El lipedema se trata con terapia física descongestiva combinada (TFDC) con drenaje linfático manual (DLM) y terapia de descompresión de apoyo (método conservador), eventualmente en combinación con tratamiento de compresión intermitente aperativo (CIA). Esto se divide en dos fases (fase 1: fase de descongestión, fase 2: fase de mantenimiento / optimización).

Métodos operativos

  • Para algunos pacientes, también pueden considerarse procedimientos quirúrgicos como la liposucción y la cirugía plástica, en ocasiones necesaria después de la liposucción. Sin embargo, esto lo debe decidir individualmente por el médico tratante caso por caso y requiere un método de tratamiento conservador realizado de forma coherente.

Liposucción: otra opción en la terapia del lipedema
El aumento del tejido graso sólo puede eliminarse mediante liposucción. Esto solo debe hacerse después de una terapia conservadora consistente.
Sin embargo, la liposucción tampoco es una cura garantizada para el lipedema, aunque puede aliviar y reducir temporalmente los síntomas.
Si está considerando someterse a una liposucción, es absolutamente necesario que uno o más especialistas le informen sobre el posible éxito, los riesgos y efectos secundarios, los costes y los resultados a largo plazo de este método. En muy pocos casos, las compañías de seguro médico cubren los costes de la liposucción. En la mayoría de los casos, sin embargo, sí se cubren los costes de las prendas de compresión.

¿Tratamiento ambulatorio u hospitalario?
El hecho de que el linfedema o el lipedema se traten de forma ambulatoria u hospitalaria depende principalmente del estadio del edema y de las enfermedades que lo acompañan. Por varias razones puede tener sentido que el edema sea tratado en el hospital:

  • Una mejoría de los síntomas solo puede producirse si la terapia se lleva a cabo en la fase de descongestión (fase 1 de la TFDC) de forma perfecta, completa y continua, es decir, tan a diario, a ser posible. Si se interrumpe, el diagnóstico y los síntomas pueden empeorar. 
  • Especialmente cuando el linfedema o lipedema ya está más avanzado, puede requerir medidas intensivas para reducir significativamente la extensión. A veces es posible que los pacientes estén ocupados con la terapia la mayor parte del día. En tales casos, la atención ambulatoria no siempre es posible.
  • El éxito solo puede quedar patente y mantenerse a largo plazo si se llevan los vendajes de compresión diariamente en la fase de descongestión o la ropa de compresión en la fase de mantenimiento. A menudo la motivación puede disminuir especialmente en la fase de mantenimiento de la terapia. Una estancia hospitalaria con una terapia de descongestión adecuada y la consiguiente reducción de la extensión y el dolor pueden además ayudar a continuar usando la prenda de compresión de forma sistemática.
  • El tratamiento hospitalario también incluye otras medidas de apoyo importantes, como el cuidado de la piel, el asesoramiento nutricional, la terapia del dolor, el ejercicio físico, la atención psicológica o instrucciones para el autotratamiento después del alta. Una fase intensiva de descongestión y el aprendizaje del autotratamiento correcto también pueden llevarse a cabo de forma ambulatoria en consultas de linfología.

Complicaciones

Desarrollo de un lipolinfedema

Especialmente en las etapas avanzadas del lipedema, como ya se ha explicado para el linfedema, a menudo se produce el llamado "lipolinfedema".

Además del lipedema ya existente, aquí también se produce un trastorno de drenaje linfático. Esta forma mixta resulta de la extrema constricción de los vasos linfáticos debido a la proliferación de tejido graso. La linfa ya no se puede drenar lo suficiente y se acumula en el tejido.

El linfedema suele desarrollarse simétricamente en el contexto de un lipedema, a diferencia de su aparición normal en un solo lado.


Daños ortopédicos consecuentes

Como consecuencia de aumentos de volumen en el interior de los muslos, se pueden producir impedimentos considerables en la movilidad y la forma de andar. La consecuencia pueden ser desalineamientos en la zona de las articulaciones de tobillos, rodillas y cadera.


Daño en el sistema venoso

Si se le diagnostica lipedema, también se recomienda un examen flebológico del sistema venoso, ya que el sistema venoso puede resultar dañado por un lipedema existente. Con la detección precoz de la disfunción venosa, se pueden evitar varices superficiales y daños al sistema venoso profundo, o también se pueden tratar los trastornos venosos existentes. 

Puede encontrar información sobre posibles enfermedades venosas en nuestra página de flebología.