ES
  • North America

  • United States EN
  • International

  • English Version EN

Linfedema

El linfedema es causado por una mayor acumulación en el tejido de líquido con un alto contenido en proteínas. El líquido linfático (linfa, lat. lympha = agua clara) solo puede ser transportado de forma insuficiente por el sistema linfático dañado y, por lo tanto, se acumula. El linfedema puede ocurrir en todas las partes del cuerpo, pero afecta las piernas de la mayoría de los pacientes. 

Autocontrol

¿Linfedema o lipedema?

Para mostrarle las diferencias entre linfedema y lipedema, hemos comparado los criterios de diferenciación más importantes.

LINFEDEMALIPEDEMA

Aparición del edema

asimétricosimétrico
Sensación dolorosa de presiónno
Moratones (hematomas)no
Erisipelafrecuenteno

Hinchazón existente en

empeine y/o dorso de la mano

no

Importante: Este autocontrol no sustituye a la visita a un especialista. Para un diagnóstico correcto, esa visita es indispensable.

Icono de información

Información relevante

  • Un signo positivo de Stemmer puede ser una indicación de linfedema en la pierna. Puede comprobarlo fácilmente en usted mismo. 
  • Trate de levantar la piel del segundo dedo del pie con el dedo índice y el pulgar. Si logra hacerlo y puede agarrar bien la piel, se habla de un signo negativo de Stemmer. En este caso probablemente no hay linfedema. 
  • Si no lo logra, es decir, si la piel no se puede levantar, se habla de un signo positivo de Stemmer, que indica que probablemente tiene linfedema. 
  • Compare los pliegues de la piel de los dedos de ambos pies. En el pie con un signo positivo de Stemmer esta está claramente engrosada.
  • Si el signo de Stemmer es negativo, esto no significa necesariamente que se pueda excluir un linfedema. Si tiene otros síntomas, consulte a un especialista.


Linfedema

En muchos casos, el linfedema no causa dolor, pero sí una hinchazón severa con una sensación de tensión en las áreas afectadas, lo que a menudo resulta en importantes restricciones de movimiento y otras complicaciones que afectan tanto a las mujeres como a los hombres, siendo mayor el número de mujeres que sufren  linfedema.

Las causas más comunes de linfedema son enfermedades previas, como el cáncer de mama en las mujeres. La predisposición congénita (por ejemplo, muy pocos vasos linfáticos) es mucho más rara. El linfedema no ocurre inmediatamente después de una intervención en el sistema linfático. A menudo esto sucede años después, es decir, con un retraso extremo.

Por tanto, es posible que la enfermedad no se reconozca inmediatamente como linfedema (estadio 0). En el tiempo que transcurre sin la terapia apropiada, la condición del linfedema puede cambiar negativamente y la terapia subsiguiente puede volverse más difícil. 

Debido a diferentes causas, se pueden distinguir dos formas de linfedema:

Linfedema primario

El linfedema primario puede ocurrir inmediatamente después del nacimiento o durante el curso de la vida. Las causas de su aparición son:

  • Ausencia congénita de vasos linfáticos 
  • Sobredesarrollo o subdesarrollo de los vasos linfáticos o ganglios linfáticos
  • Endurecimiento de ganglios linfáticos

Linfedema secundario


El linfedema secundario ocurre con mucha más frecuencia que el linfedema primario. Siempre hay una causa previa que ha afectado o dañado el sistema linfático. El linfedema secundario puede ocurrir en todas las partes del cuerpo y hay muchas razones para ello. Estas pueden ser, por ejemplo,

  • Lesiones que dañan el sistema linfático o los ganglios linfáticos
  • Operaciones en las que hay que extirpar ganglios linfáticos o cortar los canales linfáticos (por ejemplo, cirugía de cáncer de mama)
  • Inflamaciones causadas por virus, bacterias, hongos, etc.
  • Insuficiencia venosa crónica no tratada
  • Tumores, enfermedades malignas, radiación, infecciones, picaduras de insectos, etc.

Formas mixtas de edemas

Además de las formas primaria y secundaria de linfedema, se pueden presentar las siguientes formas mixtas de edema:

Flebolinfedema 

El flebolinfedema ocurre casi exclusivamente en las piernas. Es el resultado de una enfermedad flebológica, es decir, una enfermedad del sistema venoso. Las causas para el desarrollo del flebolinfedema pueden ser, por ejemplo, las venas varicosas, pero también la trombosis. No tratar el edema causado por enfermedad venosa (flebedema) no se trata provoca a largo plazo una sobrecarga en el sistema linfático. El tejido se endurece y se desarrolla un flebolinfedema. 


Lipolinfedema

Un lipolinfedema puede ocurrir en etapas avanzadas y como una complicación del lipedema (explicación a partir de la página 20 de este folleto. Los vasos linfáticos están estrechados por la proliferación de tejido graso, la linfa ya no puede drenar lo suficiente y se acumula en el tejido. A diferencia de lo normal, el linfedema suele desarrollarse simétricamente en el contexto del lipedema. 

Síntomas

Los síntomas de un linfedema pueden diferenciarse en síntomas perceptibles internamente y visibles externamente. Con los siguientes puntos usted puede saber si tiene problemas un linfedema.

los síntomas de un linfedema

Síntomas visibles externamente
Estos signos son claramente visibles en las áreas afectadas y pueden mostrarse en diferentes grados de la siguiente manera:

  • autocontrol
  • Hinchazón de una extremidad que no es simétrica sino asimétrica (por ejemplo, una sola pierna)
  • El pie y/o el dorso de la mano también suelen estar hinchados
  • Decoloración de la piel y otros cambios cutáneos
  • Susceptibilidad a la inflamación e irritaciones cutáneas
  • Arrugas y surcos de la piel claramente visibles
  • Posibles restricciones de movimiento


Síntomas perceptibles internamente
Además de los signos visibles, hay síntomas que pueden indicar linfedema:

  • Extremidades cansadas, pesadas o doloridas
  • Sensación de presión y tensión
  • Picazón o escozor
  • Ligero entumecimiento de la parte del cuerpo afectada
  • Fatiga más rápida de la pierna o brazo afectado

Si nota uno o más signos de linfedema, debe consultar a un especialista. Se puede influir positivamente en el desarrollo de la enfermedad mediante un diagnóstico precoz.

Prueba del pulgar

Presione con el pulgar en el tejido afectado durante aprox. 10 segundos. Si la hendidura no desaparece inmediatamente después de retirar el pulgar, esto indica linfedema. 

Estadios

El linfedema se puede dividir en cuatro estadios, dependiendo de su gravedad. La estadio también determina la forma de terapia del linfedema que debe seguirse inmediatamente después del diagnóstico para contrarrestar una expansión o agravamiento. 

Mujer con paraguas

Estadio 0 – Fase latente

  • El daño al sistema linfático está presente y es conocido.
  • No hay edema visible (todavía)


Estadio I – Fase reversible espontáneamente

  • Hinchazón blanda
  • El edema se reduce al sentarse con las piernas en alto
  • La presión de los dedos deja una hendidura visible


Estadio II – Fase irreversible espontáneamente

  • Tejido conjuntivo endurecido
  • El edema ya no se reduce al sentarse con las piernas en alto
  • Apenas resulta posible presionarlo con el dedo


Estadio III – Elefantiasis

  • El volumen de la parte del cuerpo afectada ha aumentado de forma considerable
  • Piel endurecida con cambios cutáneos
  • Limitación severa de la movilidad 


Concepto de tratamiento

La única opción de tratamiento que ha demostrado mejorar el linfedema o contrarrestar su empeoramiento es la terapia física de descongestión compleja (TFDC). Esto incluye el drenaje linfático manual (DLM), un tratamiento de compresión adaptado al estadio del linfedema, el cuidado de la piel, así como ejercicios de descongestión y una cierta medida de autoiniciativa del paciente. Solo a través de una terapia coherente y continua se puede reducir la extensión del linfedema y mantener también esa reducción de forma permanente. 

Métodos operativos

  • Métodos de resección
  • Procedimientos derivativos
  • Procedimientos reconstructivos

Para todas estas medidas y procedimientos, deben existir condiciones y circunstancias muy específicas y deben sopesarse los beneficios y los riesgos.

Icono de información

Información relevante

Hemos recopilado consejos sobre cómo puede hacer algo bueno para su cuerpo además de la terapia en caso de linfedema. Contribuya a su bienestar, por ejemplo a través de deportes apropiados o una dieta saludable. ¡Descubra lo que es mejor para usted personalmente! 

Complicaciones

Si el linfedema no se trata en absoluto, de forma insuficiente o incorrecta, pueden producirse cambios en la piel, endurecimiento de los tejidos y otras complicaciones a lo largo de los años, que además pueden provocar problemas.

La piel se reseca en las áreas afectadas por el linfedema y comienza a descamarse. Dado que la proteína no puede ser eliminada suficientemente por el sistema linfático dañado, se acumula en el tejido. Esto puede causar inflamación. Se forma nuevo tejido conjuntivo, el edema se hace aún más grande y se endurece (fibrosis).

Dado que el sistema inmunitario de los pacientes con linfedema se altera en el área afectada, el organismo es más susceptible a infecciones bacterianas de la piel como erisipela o micosis. Estas deben ser tratadas con medicamentos tan pronto como sea posible.