ES
  • North America

  • United States EN
  • International

  • English Version EN

La articulación del tobillo

Los pies y especialmente los tobillos tienen que asumir muchas tareas complejas en un solo paso y permiten un gran número de movimientos. La estructura de la articulación del tobillo está diseñada de forma óptima para sus diversas tareas y se caracteriza por una perfecta interacción de huesos, músculos, ligamentos y tendones.

La articulación del tobillo está en constante movimiento; además actúan permanentemente sobre ella grandes fuerzas. Por tanto, es aún más importante tratar correctamente las lesiones y las inestabilidades ligamentosas resultantes en una fase temprana, ya que pueden causar graves daños consiguientes.


Consecuencias tardías: riesgo subestimado

La articulación del tobillo se estabiliza mediante un aparato ligamentoso fuerte. Por lo tanto, los ligamentos tienen una elasticidad limitada de tan solo el 3 % de su longitud original. El aparato ligamentoso asegura externamente la articulación del tobillo mediante tres ligamentos individuales. El interior se refuerza mediante por un complejo de ligamentos internos en forma de abanico. Si uno se dobla hacia adentro o hacia afuera, estas estructuras de ligamentos se sobrecargan intensamente o se desgarran.

Las lesiones pueden afectar tanto a los ligamentos internos como a los externos, con un daño mucho más frecuente a los ligamentos externos. En medicina, esto se denomina traumatismo por supinación (torsión del pie hacia afuera). Cualquier estiramiento y desgarro de los ligamentos puede provocar inestabilidades e incertidumbres en la articulación del tobillo, que luego se vuelven crónicas, es decir, permanentes, y tienen como resultado problemas adicionales.

Vistas del pie desde dos lados

Lesiones / enfermedades
Los ligamentos de la articulación del tobillo necesitan aproximadamente 9 meses hasta que vuelvan a ser completamente firmes y elásticos. Una curación incompleta de los ligamentos o una mala posición del pie, por ejemplo, debido a una postura de alivio durante la fase de regeneración, hacen que el pie se retuerza más fácilmente después de una lesión, especialmente cuando se hace ejercicio o se camina en terrenos irregulares, o cuando falta de la seguridad necesaria al caminar.
 
La inestabilidad crónica de los ligamentos podría prevenirse en muchos casos, pero con demasiada frecuencia las lesiones del tobillo y del aparato ligamentoso del pie no se tratan o solo se tratan de forma inadecuada en la fase aguda, es decir, directamente después de un accidente. Por ejemplo, los pacientes no se toman los síntomas en serio o acuden al médico demasiado tarde. Como resultado, una de cada dos personas no solo tiene problemas con el pie, sino también con otras articulaciones en el transcurso de su vida.

Artrosis

¡Normalmente no es un signo de vejez!

Cuando está sano, el cartílago articular facilita el movimiento de las articulaciones y tiene un efecto amortiguador al caminar. La artrosis es un desgaste de estas superficies articulares. Sin embargo, el daño al cartílago articular no solo es la causa de desgastes relacionados con la edad. Las lesiones mal tratadas son a menudo la consecuencia tardía de la artrosis en la articulación del tobillo.

Una lesión puede provocar una carga permanente perjudicial en el pie. Esta carga incorrecta provoca el desgaste del cartílago durante muchos años hasta que las superficies de la articulación se rozan entre sí y causan un dolor intenso.

Cuanto antes se detecte la inestabilidad de un ligamento o el comienzo de una artrosis, más eficazmente se podrá contrarrestar. Sin embargo, el objetivo debe ser tomar medidas preventivas para prevenir el daño del cartílago.

Icono de información

Información relevante

  • Haga que le examinen las lesiones del pie de forma minuciosa y puntual. Especialmente en caso de dolor prolongado después de lesiones supuestamente curadas, una cita con un especialista es indispensable para prevenir consecuencias tardías.

Ayudantes para la articulación del tobillo

Ortesis y vendajes
Dado que una lesión en el pie puede con frecuencia causar dolor con hinchazón y hematomas, muchos pacientes adoptan inconscientemente una postura de alivio, lo que puede ocasionar daños consiguientes. Las ortesis y los vendajes ofrecen un apoyo óptimo durante la curación de la articulación del tobillo.


Ortesis y vendajes para cada fase

Para cada fase
Las ortesis que se pueden usar inmediatamente después de un accidente ayudan a estabilizar, aliviar y guiar la articulación del tobillo en la fase aguda. La ortesis JuzoPro Malleo Light le ofrece la máxima funcionalidad y comodidad de uso y se adapta exactamente a las necesidades del tratamiento conservador después de una lesión de ligamentos.
 
En la fase de movilización, los vendajes como el JuzoFlex Malleo Xtra Strong apoyan fuertemente la articulación del tobillo. Envuelven la articulación del tobillo y ejercen una presión de compresión. Esto mejora la autopercepción, estimula los músculos y estabiliza la articulación.

Ortesis y vendajes para cada fase

Las inestabilidades crónicas de la articulación superior e inferior del tobillo se consideran factores de riesgo para el desarrollo de la artrosis. El JuzoFlex Malleo Anatomic puede utilizarse de forma permanente precisamente para estas inestabilidades crónicas de los ligamentos internos y externos, con el fin de proporcionar a los pacientes la seguridad necesaria en el pie y actuar preventivamente contra la artrosis. De este modo, se puede evitar una carga incorrecta y las eventuales irritaciones de la articulación del tobillo disminuyen con mayor facilidad.

Ejemplos de ejercicios para una articulación estable del tobillo


Para fortalecer la articulación del tobillo o para contribuir a la rehabilitación después de una lesión, hemos preparado algunos ejercicios para usted. Puede realizarlos fácilmente y lo ideal es que los incorpore a diario en su rutina. Si tiene una lesión aguda, consulte a su médico. Él le dirá qué ejercicios son adecuados para usted.

Este ejercicio se puede realizar con ambas piernas (baja dificultad) o con una pierna (alta dificultad).


Fortalecimiento

2 x 15 repeticiones

Ejercicio de fortalecimiento

1a. Coloque los pies con el peso sobre el antepié en el borde de un escalón, el talón está en el aire

Ejercicio de fortalecimiento

1b. Baje los talones tanto como pueda

Ejercicio de fortalecimiento

1c. Presione el antepié hacia arriba hasta alcanzar el movimiento máximo.

Ejercicio de fortalecimiento


2. Fije la cinta de terapia en un lugar adecuado y colóquela cómodamente, por ejemplo, en una silla. La cinta de terapia debe estar en posición neutral (ángulo recto entre el pie y la pantorrilla) en tensión. Levante el pie hacia afuera con el talón estable y vuelva a moverlo lentamente a la posición inicial.

Percepción

Ejercicio de percepción

3. Cierre los ojos frente al espejo y mantenga los pies derechos perpendiculares al talón. (sin "doblar" el tendón de Aquiles). Traslade el peso del pie derecho al izquierdo y luego de vuelta a la posición central. Luego revise la posición de los pies con los ojos abiertos. Repita hasta que la percepción y la posición real de los pies coincidan.

Movilización

2 x 15 repeticiones

Ejercicio de fortalecimiento

4a. Coloque el pie sobre el muslo y con la mano muévalo hacia la rodilla, luego lo más lejos posible de la rodilla. Mantenga la posición final durante unos segundos.

Ejercicio de fortalecimiento

4b. Sostenga el talón con una mano y mueva la parte exterior del pie hacia afuera y luego hacia adentro con la otra mano. Mantenga la posición final durante unos segundos.

Mejora de la función sensomotora

2 x aprox. 10 - 15 segundos

Ejercicio de fortalecimiento

5. Haga rodar una pelota de tenis o tipo erizo con el pie. Utilice el interior y el exterior del pie. Para comparar, haga el ejercicio también con el lado no afectado.

Estabilización

2 x 15 repeticiones

Ejercicio de fortalecimiento

6. Manténgase sobre una pierna y ejerza presión sobre toda la planta del pie. Con la parte superior del cuerpo recta, póngase ligeramente en cuclillas y regrese a la posición inicial. La rodilla no debe sobresalir ni torcerse por encima de la punta del pie en la flexión. 
Para una mayor dificultad, haga el ejercicio con los ojos cerrados. Para comparar, haga el ejercicio también con el lado no afectado.